•  

Microcuentos ganadores del concurso “San  Bartolomé en 100 palabras”

 

Categoría: APODERADOS

De qué color tienes los ojos?

Mi papá dice:  llegamos.  Bajen rápido.  Van a cerrar la puerta!!

Pienso: que bueno, ojalá ella esté en el hall.

A veces nos sientan juntos en la clase, pero no digo nada.

Parece que no me ve.  Tendré apretado mi botón de poder invisible?

Ella llegó hace poco al colegio.  La busco en el recreo.  Mejor juego al balón y la

olvido.  Quizás hoy le hable en música.  Le diré: De qué color tienes los ojos?… y si

le regalo un dibujo… o una flor?

Puerta cerrada.  El inspector me pide la libreta.

Se me quedó en la casa otra vez.

 

Freddy Briones G.

Papá de Vicente y Gaspar Briones M.


Categoría : 6° a 8° BÁSICO

Una historia entre libros

Había una vez, en un salón de clases del colegio San Bartolomé, tres niños muy curiosos,

decidieron  investigar un caso archivado en la historia de este colegio, el misterio del bosque

mágico, así es  ¡este colegio era mágico!

Buscaron información en casi todas partes y medios pero nada… luego a un alumno se le

ocurrió buscar en los libros de la biblioteca y en uno, muy viejo y escondido, encontraron la

información del suceso.

Finalmente supieron que todos los árboles que fueron talados, terminaron siendo abandonados

libros y en su interior cuentan sus historias.

Matilda Mena P.

7° Básico


Categoría :  I a IV MEDIO

Hoy soy

En esta mañana hay bues de algodón,

Hoy toca un día de presión, así que tengo una cara de enojón.

¡Buenos día campeón!, me saluda el profesor,

poco a poco, se me quita lo gruñón;

¿qué sucede por Dios, si tú eres un sol?

ocurre que hoy, estoy muy rezongón.

Es parte de la acción, para un futuro triunfador.

Recuerdo la situación , de mi graciosa actuación,

sonrío con emoción,

sé que hoy soy un campeón.

Violeta Ulriksen

I Medio


Categoría: 3° a 5° BÁSICO

El Pozo de los Muertos

En mi colegio hay pozo, al que todos le llamamos “El Pozo de los Muertos”,

porque se dice que ahí murió una niña, pero en realidad nadie sabe bien la

historia, solo sabemos que desde ahí  vienen ruidos muy extraños.

Los profesores no nos quieren dejar ir a ese lugar porque mis amigos y yo siempre

lanzamos piedras hacia el fondo.  Un día lanzamos una piedra tan grande que

sonó muy fuerte y todos salimos corriendo del susto.

Yo tengo ganas de amarrar una cuerda ahí bajar con mis amigos para así poder ver

que hay en el fondo…

Josefa Catalán H.

4° básico